Servicios de salud sexual y reproductiva son una prioridad para la población en tiempos de COVID-19



Prensa CEDESEX (septiembre 2020).- Como parte de los resultados que arrojó la reciente investigación puesta en marcha por el Centro de Estudios de Derechos Sexuales y Reproductivos, CEDESEX, Mujeres en Venezuela en tiempos de pandemia por COVID-19: obstáculos, retos y soluciones en el acceso a la salud sexual y reproductiva, se detectó la merma en el flujo de los servicios de atención médica en esta materia, generando con ello una afectación en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos (DSDR) de la población.

Es por ello que el CEDESEX en sinergia con la coordinación sectorial para el área metropolitana del IREMUJERES Miranda,  milicianos del área de defensa integral (ADI) 418, personal de enfermería de la unidad de área de salud integral comunitaria (ASIC) junto a promotoras de parto humanizado y la comunidad organizada, asumiendo su labor de corresponsabilidad en la materia, llevaron a cabo una Jornada de Planificación Familiar en el CEI El Rosario, en el sector Las Minas del municipio Baruta.

Cumpliendo estrictamente las normas de bioseguridad junto al debido distanciamiento social entre las beneficiarias, se logró la atención de más de 50 mujeres a quienes se les brindó asesoramiento médico así como dotación gratuita de métodos anticonceptivos (MAC) hormonales por tres meses y suministro de condones masculinos. 

La oportunidad fue propicia para llevar a cabo además una charla informativa a los grupos que de manera segmentada fueron atendidos durante la jornada a fin de empoderarlas en cuanto a la importancia de los DSDR vistos como un derecho humano que debe ser garantizado para el goce y disfrute de una sexualidad sana, segura, responsable e informada, entendiendo que además ésta representa un eje transversal en la vida de las personas.

Para CEDESEX y sus organizaciones aliadas, la salud sexual y reproductiva así como la planificación familiar deben ser consideradas una prioridad nacional, entendiendo que el asumir la garantía de los DSDR en tiempos de pandemia se alza como una necesidad que permitirá contrarrestar las proyecciones que organismos internacionales tienen en cuanto al potencial aumento de embarazos no planificados y a edad temprana que pudieran resultar producto del confinamiento, comprendiendo además las consecuencias que los mismos acarrearán para la sociedad en pleno pero principalmente para las mujeres, quienes se ven afectadas de múltiples formas a partir del fenómeno de la femenización de la pobreza.


Comparte en tus redes sociales